Barak y sus tratamientos veterinarios

Barak es un gato que actualmente tiene 9 meses.

Él llegó junto a sus hermanos al centro de recuperación animal Sa Coma (Ibiza) con tan sólo dos meses y medio ya que la mujer que los cuidaba murió y las hijas no querían en el jardín ni a Barak ni a sus hermanos.

Cuando llegó a la edad de seis meses, sus cuidadores se dieron cuenta que algo no iba bien. Barak presentaba cierta apatía, desgana y hacía poco más que dormir mientras sus hermanos eran todo lo contrario.

Entonces empiezan las visitas al veterinario… Su pelo se apelmaza, su tercer párpado se despliega (síntoma de mal estar en gatos) no coge peso porque come poco, problemas para defecar y sus ojos comienzan a tener uveitis y edema. Se le hacen todas las pruebas pertinentes para tener un diagnóstico y ante tanta incertidumbre, nos llega el resultado de que Barak tiene anticuerpos de coronavirus en sangre. Esto junto con el resto de pruebas, se da un diagnóstico compatible con PIF seco.

Esto nos derrumbó porque Barak es un gato cariñoso, nacido en la calle y crecido en una jaula y ahora se enfrenta a una enfermedad que podría ser mortal si no lo ayudamos. Los animales viven en un mundo de humanos, y si tienen alguna oportunidad, por desgracia depende de nosotros. Aquí no se trata del dinero o el bolsillo de cada uno, sino de la empatía y el corazón que se desprenda. Todas la vidas importan y él es merecedor de una vida mejor.

Aquí debajo encontrarás las facturas de Barak que suman 2.700€. Si quieres contribuir:

Fundación Perros Abandonados en Ibiza

ES52 0081 1407 3300 0110 7921

Mensaje Anterior

Pumba ya ha sido dos veces abandonado

Próximo Mensaje

Thor – El abuelito de Sa Coma

Scroll to top